Me Gusta

sábado, 27 de junio de 2015

Nuestro día

Siento ya tu vida en mi, empezando,
tu chiquito corazón, ya latiendo,     
tus pies y tus manitas, ya creciendo,  
¡Tu cuerpecito ya se va creando!    

Siento tu diminuto pensamiento
urdiendo emociones, amor y sueños        
entre visajes dulces y risueños     
reclamando, de mí, mis sentimientos.

Y siento tu curiosidad creciente
tan grande y pertinaz como la mía,
un alma pura e ingenua que, inocente       

comparte con su madre la alegría
de tenerte aquí, dentro, impaciente
esperando que llegue nuestro día.

Plum-Cake de café y almendra

Os traigo un Plum-Cake muy fácil y agradecido.
Para los "iniciados", sabed que las diferencias entre un Plum-Cake y un bizcocho son dos: La presencia de una grasa en la masa, en cantidad considerablemente mayor que la que lleva el bizcocho, y la utilización de un molde rectangular y alargado, aunque no es imprescindible, pues sale igual de rico en un molde para bizcochos. La grasa le aporta una humedad característica, y eso permite que, en verano, podamos, si queremos, refrescarlo un poquito en la nevera y tomarlo tranquilamente con un batido frío o una horchata. A temperatura ambiente acompaña muy bien al café del desayuno o la merienda.

Este Plum-Cake se puede elaborar en robot o con una simple batidora (de mano o de vaso), o a mano con unas varillas o un tenedor.

Empezamos. Vamos a necesitar:


200 gr. de nata líquida (para los del otro lado del charco, crema de leche)
Dos huevos. (En la foto he puesto tres, porque eran de gallina joven, muy pequeños)
Un vaso de azúcar
Un vaso y medio de harina (en la foto, como ejemplo, he puesto uno, pero la receta se hace con vaso y medio)
Una cucharada sopera de café soluble (puede ser descafeinado, si queréis)
Una cucharadita (de postre) de esencia de vainilla, o en su defecto, las semillas de una vaina.
50 gramos de almendra cruda picada, o simplemente machacada, dependiendo de como nos apetezca sentirla en el paladar.
Dos cucharadas de mantequilla
Una cucharada o un sobre de levadura química.

Elaboración:
Encenderemos el horno a 150 grados, calor inferior. Introduciremos el Plum-Cake cuando se haya alcanzado esta temperatura.

Comenzaremos triturando la nata con la mantequilla y el café soluble. Es conveniente que estén a temperatura ambiente, por lo cual, las habremos sacado de la nevera media hora antes.


Después, añadiremos los huevos, el azúcar, la vainilla (o las semillas después de abrir la vaina a lo largo y extraerlas), y trituraremos de nuevo. En un tercer paso, volcaremos la harina, la almendra y la levadura, y volveremos a triturar.  


Ya tenemos la masa de nuestro Plum-Cake. Ahora falta volcarla dentro del molde.
Yo suelo forrarlo por dentro con papel de horno, y la parte de los extremos (no cubierta con papel) la unto con mantequilla. Así, una vez enfriado, con tirar del papel hacia arriba, sale fácilmente. Solamente habrá que pasar con cuchillo esa zona que no tenía  papel.


Una vez rellenado el molde, recorté el papel que sobresalía de la altura de éste. Como mi horno tiende a "chamuscar" los bizcochos por debajo, siempre pongo una fuente vacía entre el molde y la bandeja, para que circule aire. ¿Lo véis?



Hornearemos hasta que veamos que el Cake ha subido y se ha dorado por encima. Abriremos la puerta del horno un segundo para pincharlo con un cuchillo afilado o una aguja, en el centro. Si sale seco, ya está hecho. Si sale húmedo, cerraremos la puerta del horno otra vez y bajaremos el calor a 130 diez minutos, volviendo a comprobar después si se ha terminado de hacer.

En ésta otra imagen véis el papel ya recortado y el Plum-Cake recién sacado del horno.


Lo dejaremos enfriar sobre la misma fuente o una rejilla, el caso es que "corra el aire" por debajo del molde.

¡¡Aquí está!!
Os va a encantar el saborcito a café y almendra. Particularmente gusta a los comensales masculinos, porque no es excesivamente empalagoso. Además, para invitados tiene muy buena presencia, ya que sube mucho en el horno.
¡¡a vuestra salud!! 




viernes, 5 de junio de 2015

El despecho de la loba

La comarca del Altiplano era vasta, homogénea, y tediosa de recorrer en automóvil. Toda la escabrosidad de su amarillo consistía, a ratos, en algunos viñedos sueltos y contadas colinas rocosas, apenas visibles. Por supuesto, la monotonía se rompía de modo canalla cada vez que pasábamos por los parques eólicos, con aquellos artificiales y mecánicos molinos que en nada recordaban a la Mancha que conocí de niño.  El sol castigaba con fuerza la chapa de mi utilitario, cuyo interior se salvaba de la quema gracias al aire acondicionado. Costaba creer que en aquella árida zona se dieran vinos tan agradecidos como los de Yecla o Jumilla.

Elisa, que había sido mi compañera durante éstas  mediterráneas vacaciones, mareaba el dial de la radio, intentando dar con alguna canción romántica que sirviera de fondo musical para la nostalgia que ya rezumaba en sus ojos, pese a que aún no habíamos terminado  viaje. Por desgracia, halló a Rod Stewart quebrando la voz por algún amor perdido, y subió el volumen, a fin de sugestionarse en la pena y empaparse de melancolías.
-Seguiremos viéndonos, ¿no?

(Silencio)

-¿Eh? ¿Seguiremos quedando?

Decidí contestar; si no lo hacía, me jugaba ser interrogado durante trescientos kilómetros.

-¿No has tenido bastante con quince días de vacaciones?

-Precisamente por eso. Ha sido tan maravilloso…  Lo coherente es seguir.

-Te propuse un viaje, no un noviazgo, Elisa. No concluyas tan rápido.

-Pero el viaje ha sido el comienzo.  ¿No crees? ¿O a ti no te ha gustado? ¿No repetirías? Nosotros…

-¡Claro que me ha gustado! Y por supuesto, repetiría. Pero repetiría sólo eso: Vacaciones. Eres una chica estupenda, y hay que admitirlo, una loba en la cama. Han sido unos días preciosos, cierto, y yo agradezco que me hayas acompañado. Pero no voy a dar continuidad a esto. No quiero compromisos, y lo sabes. Podremos vernos, pero de vez en cuando, como los amigos que somos. Nada más. No hay ningún “nosotros”.

Esta vez optó ella por la callada como respuesta. Pensé si no habría sido demasiado brusco al sincerarme de nuevo. Giró el rostro hacia la ventana, quizá para que no viera que se le empezaba a humedecer la mirada. En pocos segundos, la adiviné secándose una lágrima.

-Elisa (despegué una mano del volante para agarrar la suya). No me apetece emparejarme ahora. Lo hemos hablado cientos de veces. Siempre te he sido honesto y directo, ¿o no? Me haces sentir mal, cariño. No quiero que sufras. ¿Entiendes que no quiero que sufras?

Me apartó la mano bruscamente, sin volver el rostro hacia mí, renuente a seguir escuchando  lo que no quería oír.

-Te estás comportando como una niña despechada. No me gusta. Y no me vas a hacer cambiar de parecer, Elisa. Nunca te he mentido; te has creado tú sola esta ilusión.

Subió todavía más el volumen de la radio. Stewart había dado paso a una canción funky, por suerte. Necesitaba que la música me ayudara un poco a confortar a esta chica, o al menos, a llenar los silencios.
A llenar el paisaje, en cambio, ayudó un inesperado banco de nubes que apareció de súbito por la parte alta del parabrisas, adelantándonos ópticamente. Enormes bolas de arbusto seco se lanzaron rodando, suicidas, ante el coche, obligándome a dar algunos volantazos para no terminar llevándolas de equipaje en los bajos. A la temperatura que debía llevar el catalizador a esa altura del trayecto, habría sido hasta peligroso, máxime cuando el viento lateral me ponía difícil enderezar el vehículo. Se avecinaba una tormenta que iba, por momentos, oscureciéndolo todo. Elisa permanecía llorando callada, con la cabeza apoyada en el cristal de su ventana y evitando mirarme, ajena, o eso me parecía a mí, a la que se estaba formando ahí fuera.  Confieso que nunca he sabido reaccionar ante una mujer que llora. Me acobardan las lágrimas.

Me aproximaba a una fila de aerogeneradores casi lindantes a la pista que, agradecidos al vendaval, hacían girar sus aspas de manera frenética. Fui consciente del colosal tamaño de aquellos molinos. Se hizo prácticamente de noche en un santiamén, y accioné las luces de cruce. Una espesa niebla surgió no sé de dónde, pero me envolvió, obligándome a reducir drásticamente la velocidad. Como no podía faltarle a mi desazón, un trueno interminable y su correspondiente relámpago cegador se sumaron al evento, y una cortina de agua se desplomó, literalmente, sobre nosotros.

Elisa, ni se inmutaba.

-¿Elisa? Elisa, ¿Estás bien? ¿Tienes miedo? Tranquila, pararé en el arcén bajo el primer puente que encuentre, hasta que escampe.

Así hice, desconectando el motor, dejando encendidas las luces de emergencia. No había visto un coche desde hacía largos minutos, pero debía estar visible para otros bajo el aguacero y la niebla.

Descansé los brazos y miré, relajado, por el espejo retrovisor izquierdo. Curiosamente, tras el manto casi opaco que nos separaba, el parque eólico que había dejado atrás aparecía sólidamente arraigado… ¡sobre el asfalto!
Esperando que fuera un efecto óptico, miré por el espejo central. No era posible. Los molinos estaban anclados a la carretera, como si alguien los hubiera plantado allá. Y no sólo eso. En un instante, las aspas se olvidaron de su giratoria rigidez para retorcerse, cual de culebras se tratara, y venir hacia nosotros a modo de metálicos tentáculos. Los aerogeneradores se desprendieron del pavimento para, a la carrera, intentar alcanzarnos. Las turbinas se me antojaban enormes y ciegas cabezas de pulpo en horrorosa alucinación.

-¡Joder! ¡Elisa! ¡Joder! ¿Has visto eso?

Accioné el arranque una y otra vez, para encender el motor, sin éxito. Apenas sonaba un tenue “click” cada vez que giraba la llave. Tras de nosotros, bajo la lluvia incesante, todo un parque eólico amenazaba con engullirnos. ¿Estaría volviéndome loco?

Agarré a mi compañera  por los hombros, zarandeándola, rogándole que me sacara de la pesadilla. Ella se giró, pero su rostro ya no era el de Elisa.

-¡Qué!... ¡Elisa!

Elisa tenía fauces. Elisa tenía los ojos rojos y almendrados. Elisa tenía toda la faz cubierta de pelo largo, negro y brillante. Elisa tenía unas orejas y un hocico a cada instante más afilados. Me acababa de meter de lleno en alguna versión gore de “Caperucita Roja”.  Una voz profunda, salida de los abismos de la licantropía, me instó a sumergirme, aun más, en lo que yo deseaba sólo fuera un mal sueño.

-Así que, ¿Admites que soy “una loba”?

Sin darme tiempo a reaccionar, se abalanzó sobre mi cuello. Forcejeando con la diestra para desprenderme de aquél monstruo, y luchando con la siniestra por abrir la puerta, sentí su letal bocado en la garganta, y cómo, de a poco, empezaba a perder el sentido. Todo se tornó negro, más negro todavía.

Olí a tierra mojada. El calor del sol me hizo despertar a escalofríos. Quise moverme, pero no podía. No tenía fuerzas.

-Tranquilo, no se agite ahora. Está usted en una camilla. Ha tenido un accidente. Ha perdido mucha sangre.
Miré hacia la voz. Era un hombre joven, ataviado con un llamativo chaleco. Sin apenas darme cuenta, me insertó una vía de modo delicado y certero en la vena del brazo. Me quemaba la garganta; tosí.

-Tenga cuidado, le hemos puesto oxígeno. No mueva el cuello; tiene una herida y le hemos aplicado unas gasas provisionalmente hasta que lleguemos al hospital.

A través de la mascarilla pregunté por mi compañera.
Bajando la mirada, el asistente sanitario alzó la barbilla para permitirme mirar un instante tras él.
Sobre otra camilla había un bulto cubierto con una manta térmica de dorado color. Estaba totalmente cubierto, incluso la cabeza.

-Elisa…

Anímicamente confuso, mareado, afectado, me dejé hacer. Entre varios hombres alzaron la camilla y me introdujeron sobre ella en una ambulancia. Noté algo en la base del cuello. Pasé los dedos bajo el apósito, y agarré un objeto pequeño y duro. Lo miré. Era un colmillo. Un colmillo de lobo.

Antes de que cerraran las puertas, pude ver los restos destrozados de mi coche. Al fondo, los aerogeneradores se veían erguidos sobre la tierra húmeda, y sus aspas, a falta de viento, permanecían detenidas, sólidas y blancas, como la luz del sol que quemaba La Mancha.

Bizcocho casero

Def: "Es el que se ha hecho siempre en casa". El que hacía mi bisabuela, mi abuela, mis tías...

Es muy sencillo y no lleva levadura.

Ingredientes:
1 vaso de harina
1 vaso de azúcar
Ralladura de un limón
4 huevos
1 pizca de sal
Mantequilla para untar el molde



Primero batiremos el azúcar con la ralladura y las yemas de huevo, hasta formar una crema blanquecina.
Después, montaremos las claras de huevo a punto de nieve, con la pizca de sal, para que suban más rápido.
En un bol o ensaladera, mezclaremos por este orden, poco a poco (no volcar de golpe) y muy despacio, ayudados por una cuchara de madera o una espátula:
La crema de yemas sobre las claras.
Finalmente, la harina.



Engrasaremos el molde mientras se calienta el horno, calor inferior, a 160 grados.
Volcaremos la mezcla en el molde, y cuando el horno haya alcanzado la temperatura, lo introduciremos en la bandeja central.
Aunque no se ve bien en la imagen, porque mi horno tiene doble cristal y se refractaba la luz, se puede ver el "truco" para que el bizcocho pueda ir subiendo "tranquilo" sin quemarse por la base. Consiste en poner un molde sobre otro (o sobre una fuente, o dos platos), de modo que quede un espacio entre el molde y la bandeja de hornear.



Cuando veáis que ya está alto y que empieza a dorarse, como en esta foto


será cuando podáis abrir la puerta del horno y pinchar para ver si está hecho por dentro. Introduciremos un pincho o cuchillo fino, y si sale seco, ya podemos apagar el horno y sacar el bizcocho.
Para que no baje mientras se enfría, recomiendo que lo depositéis sobre una rejilla, para que "corra el aire" por debajo.

Bueno, pues aquí lo tenéis. Pese a que no lleva levadura, queda muy esponjoso, os lo aseguro.
¡Dan ganas de hundir el dedo hasta abajo!!



Apunte:
(Así es como está rico para desayunar o merendar; si lo que queremos conseguir es un bizcocho básico para cortarlo, emborracharlo, o hacer una tarta con él, prescindiremos de la ralladura de limón).




Marinero

Espérame en el mar,
marinero,
espera mi llegar
que te quiero.

Mi estrella se cansó
de buscarte,
el cielo recorrió
parte a parte.

Los grillos ya no cantan
a la noche,
sus silencios me hablan
de reproche.

Por marcharte aquél día
y decir
que volver  prometías,
y mentir

Ya sólo me ha quedado
la esperanza
y a Dios le he rogado
la templanza

Espera en tu navío
desde hoy,
espérame, amor mío
que yo voy.