Me Gusta

lunes, 23 de febrero de 2015

Salmón en papillote

(para tres personas)

Ingredientes:

Tres filetes de lomo de salmón fresco sin piel ni espinas, de 200 gramos cada uno.
Un puerro
Un pimiento verde
Dos zanahorias
Un calabacín
Dos patatas medianas
Una naranja sin piel
Sal
Albahaca seca o fresca, picada
Vino blanco

Elaboración:

1. Encendemos el horno a 180 grados.
2. Pelamos las patatas, las lavamos, y las cortamos en rodajas finas
3. Las extendemos en la placa de horno (se puede utilizar papel de hornear debajo para que no se peguen, y se hornean durante diez minutos.NO salar.
4. Se saca la bandeja del horno y se reservan las patatas en un plato.
5. Se pican las verduras en juliana (tiras finas), y la naranja pelada en rodajas.
6.Se hierven las verduras (a excepción de la naranja) al vapor durante diez minutos. NO salar.
7. Empezamos a montar los papillotes; mantener el horno encendido a la misma temperatura:
8. Extender una hoja de papel de aluminio sobre la encimera o mesa, en cantidad que permita después hacer un paquete individual cerrado. sobre ella extendemos unas rodajas de patata asada:



Se sala el filete de salmón por ambos lados, y se coloca sobre las patatas:





Posteriormente pondremos encima dos rodajas de naranja:


Después, unas pocas verduras mezcladas, salando de nuevo y espolvoreando con un poco de albahaca picada. Se frunce el aluminio hacia arriba, para poder añadir dos cucharadas de vino blanco y que así no se derrame:


Se cierran los papillotes enroscando los picos y doblando a mano aquellas partes que hayan quedado abiertas. Cada paquete debe quedar estanco para que el salmón se haga en su propio vapor y jugo:


Se colocan los papillotes en la bandeja, y de seguido, al horno durante 15 minutos. No se mantendán más tiempo, a fin de que el pescado quede jugoso. 
Se sirve cada papillote en un plato, retirando previamente el papel de aluminio.



Locura

Locura evidente

Evidentemente, te amo
Aquí, ahora y presente
bajo un sol que, de repente
del instante se hizo el amo.

Evidentemente, me amas,
lo he percibido en tus ojos
y siento que me sonrojo
cuando mi mirar reclamas.

Evidentemente locos
nos hemos lanzado al barro
delicioso y dulce lodo

que en pasional despilfarro
impregna de ternura todo
y yo, por tu amor, amarro.



Locura de carnaval

Quiero hacer de tu existencia
un cóctel de colorines
pastelitos de esperanza,
locura de carnaval.
Que todos los días sea fiesta
y descanses cada noche
que no padezcas, ni sufras
dolor ni desasosiego.
Que abraces las ilusiones
y vuelva el amanecer
limpio de nubes y males
a tus ojos de muñeco.
Que te aferres a la vida
y olvides la enfermedad
que tanto te desconcierta,
que te envuelve en afecciones
y que pronto pasará.
Que celebres cada paso
de tu recuperación
con risas y esparcimiento,
con júbilo y alborozo.
Que te embriague el optimismo
y cantes con alegría
bailando de felicidad,
en una saludable danza
sintiéndote mucho mejor.
Y que en esa mejoría,
contagiado de tu gozo,
aumente también mi agrado
por verte contento y fuerte,
entusiasmado y alegre.
Emprendiendo desde cero,
aprovechando tu infancia,
comiéndote otra vez el mundo
y superándolo todo,
como siempre debió ser.
Pues es la vida de un niño
locura de carnaval.



Canción a una locura juvenil

Un día te darás cuenta
que el amor que te atormenta
pronto ha de remitir.
y verás que esa amargura
no era amor, sino locura,
que hoy ceba tu sinvivir.

El sentir adolescente
es más corazón que mente
y ahora te hace sufrir.
La madurez pareciera
que jamás apareciera
y te puedes confundir.

Todavía eres muy niña,
en seguida te encariñas
y no sabes distinguir
que hasta en el querer hay normas
con las que no te conformas
pero tienen que regir.

Deja que la propia vida
pueda, cerrando tu herida
enseñarte a ser feliz.
Disfruta tu adolescencia
y aprende de la experiencia
a curtirte y decidir.

Ese dolor que te asusta
a este hombre no le gusta
y no es por rechazarte así.
A tu as de corazones
no le faltan las razones
para prendarse de ti.

Pero él desea que crezcas
y que el lapso lo merezca
haciéndote adulta, por fin.
Te hablo desde el cariño
contándote que de niño
eso mismo lo viví.

Dejemos que el tiempo pase,
y que recorras sus fases,
necesarias para ti.
Y pido a Dios, tras mi espera
que de nuevo tu alma quiera
enamorarse de mí.

En ausencia de ti

Llovía moderadamente durante el trayecto a la playa, pero no busqué refugio. Era una forma inconsciente (o no), de rebelarme al recuerdo de aquellas carreras que, empapados, echábamos a lo largo de la avenida bajo los aguaceros de Noviembre, rompiendo charcos hasta cobijarnos en algún sombrío portal que nos permitiera reír en nuestra intimidad y comernos a besos, temblorosos por la humedad, temblorosos por la pasión, temblorosos por el instante.
Ya no había avenida, ni charcos, ni cornisa. La arena compacta se dejaba aplastar y cedía bajo mis pies un día más, paso a paso, en silenciosa conmiseración por mi persona, solidarizándose con mi tristeza hasta la orilla. Las gaviotas me miraban molestas. No les gustaba mi diaria intromisión, aunque jamás pretendí interrumpir con mis visitas su labor pesquera.
Me senté, como cada mañana desde hacía dos años, y dejé que las olas punteras subieran por mis piernas, acariciándolas. No me encogí; no sentía frío. Por helada que estuviera el agua, mi alma lo estaba más, en ausencia de tu calor cuando amanecías en nuestro lecho. Mi frío no era el frío del mar, ese frío que probablemente tú sentirías. Mi frío era un frío gélido, estremecedor, un frío de quirófano, metálico, con olor a muerte. Y mi frío no variaba con el paso de los años y las estaciones. Cuanto más tiempo pasaba sin tu regreso, se tornaba más lacerante y atroz, matándome poco a poco de resignación y acatamiento ante la realidad de mi vacío.

Quería acabar; quería morir; apenas me quedaba vida. Mas la idea de pensar que algún día, esperando aquí sentada otra mañana, el sol pudiera alzarse acompañando la silueta de tu barco, me espoleaba, me forzaba y conminaba a continuar respirando. Y Dios sabía, segura estoy, que no abandonaría mi empeño hasta que no volviera a correr junto a ti por la avenida, bajo la lluvia de Noviembre, para reír y devorarte a besos de nuevo en aquél sombrío portal.

viernes, 13 de febrero de 2015

Bizcocho de pera y manzana

Probé a hacer este bizcocho, aunque con la mitad de ingredientes y un molde más pequeño.

http://www.velocidadcuchara.com/bizcocho-botella-de-peras-y-manzanas/

y me ha salido así. 

Un tío mío me dió hace años una receta similar sólo con pera. No llevaba vainilla, pero esta vez he probado como en el enlace de arriba.
A ver mañana qué tal, voy a dejarlo enfriar y nos lo tomaremos de postre.

Muy rico. Húmedo, aromático. Me ha gustado mucho.



lunes, 9 de febrero de 2015

Amor

El perro que me amó 
(Primer premio)

Ya quisiera, la canela
tu color áureo lograr
y al sol ya le gustaría
como tus ojos brillar.
Que como tú me miraras
nadie me miró jamás,
que como tú me quisiste
nunca nadie me querrá.

Desearía, la alegría
aprender de ti a jugar
y el alba, darme la calma
que tú me supiste dar.
Ninguna bandera al viento
podrá llegar a ondear
con la fuerza que tú hacías
tu larga cola agitar.

Ni todas las sirenas juntas
cantando en coro a la par
conseguirían unidas
a tu ladrido igualar.
Y podrán pasar los años
que yo no podré olvidar
nuestra linda sincronía
para reír y llorar.

Unísonos de ternura,
simbiosis de fidelidad,
embelesos de amorcito,
cúspides de lealtad,
apoteosis de gozo,
cumbres de jocosidad,
plenitud de calorcito.
Mi perro: Mi felicidad.

Irisada



Reclamo

Y en la mañana requiero
tu fascinante sonrisa,
ésa que me deja ausente
y me hace emprender la jornada
cantando clamorosamente,
devorando los minutos
en felicidad suprema.

Y que a la tarde, con calma
te apoyes en mi regazo
que acaricies mi cabello,
que te duermas al amor
del latido de mi pecho,
y él moderará su ritmo
para brindarte descanso.

Y al amanecer reclamo
mi derecho a despertar contigo,
a contar las últimas estrellas
antes de que llegue el alba,
hechizándote en su rutilar.
Y quiero, amor, que no te vayas
que estrenemos juntos los días

y esperemos juntos cada noche
contando los segundos del evento
como quien el añonuevo espera
con una alfombra de besos,
un séquito de caricias
y una pancarta gigante
que diga cuánto te quiero.


Irisada

Magdalenas


Sencillas. De verdad. Y deliciosas. Se hacen en un suspiro.

Ingredientes:
3 huevos
50 gr. aceite girasol
6 cucharadas de nata líquida
150 gr. azúcar glaseada
150 gr. harina
medio sobre levadura
Opcional ralladura de limón o naranja.

Elaboración:
Utilizo unas flaneras de cristal o moldes de silicona, y las engraso con mantequilla antes de preparar la masa. Espolvoreo en el fondo un poco de harina y sacudo el excedente.
Batimos los huevos junto a la nata, hasta que quede una crema.
Mezclamos con los demás ingredientes (harina, azúcar glass, aceite y levadura), con unas varillas o un tenedor.
Llenamos los moldes con la masa hasta un poco más de la mitad de su capacidad. Si queréis que el copete sobresalga mucho, llenadlas un poco más.
Dejamos reposar mientras se calienta el horno a 180 grados, calor en la parte inferior.
Cuando veamos que suben y empiezan a dorarse un poquito, podemos comprobar si se van haciendo, pinchándolas con un cuchillo. Debe salir seco.
Una vez estén hechas, las sacaremos y dejaremos enfriar a temperatura ambiente.

Irisada

La piedra de alumbre

La piedra de alumbre

Siempre me llamó la atención aquella piedra de alumbre que colgaba de una cuerda en el baño de casa. Me gustaba tomarla entre las manos, mirarla. Se me antojaba una especie de gema, traslúcida, como blanquecino nácar, de uso exclusivo de papá y mamá. Había visto algunas veces a mi padre curarse con ella pequeñas heriditas después de afeitarse, y mi madre la utilizaba como desodorante, curiosos usos que yo no comprendía. Un día me dio por lamerla, por curiosidad, y estaba dulce. Podría haber sido una golosina estupenda, de no ser porque papá me descubrió y, tras una consistente regañina, alejó de mi alcance aquél objeto de mi curiosidad, por el simple método de subir el enganche donde colgaba.

Amaneció un domingo de primavera pidiéndonos salir al campo. A papá y a mamá les gustaba, y a mí también. Mi hermano accedía a regañadientes, no era muy amigo de aburrirse subido en automóvil, se le hacían interminables los trayectos por cortos que estos fueran, aunque finalmente no tenía más remedio que obedecer, y después de subir unas sillas y mesa de camping, dos bolsas y una nevera portátil al maletero, nos encaminamos hacia el Monte el Viejo.

Una vez allá, papá se ocupó de bajar las bolsas y abrir las sillas y la mesa bajo la sombra de un generoso pino, y desapareció. Le gustaba aprovechar aquellos domingos para darse largos paseos en solitario, a saber por qué, pero a mi hermano y a mí nos venía de miedo; no era lo mismo que nos riñera papá, que mamá.

Mi madre abrió una de las bolsas y sacó dos plátanos y dos pequeños bocadillos, de los que hicimos acopio en seguida. El olor a tomillo y espliego abría el apetito, y ella lo sabía. Prefería que comiéramos algo, aun habiendo desayunado previamente, antes de sumergirnos en juegos, carreras y diabluras permitidas sobre el terreno.

Pero no fue ése, finalmente, mi propósito. Mientras engullía mi bocadillo, me asomé al fondo de la otra bolsa y vi, envuelta en otra pequeña de plástico transparente, la piedra de alumbre que en casa me prohibían prender. Como el juguete prohibido que era, me llamaba a gritos para que la sacara de allí. Me hice la remolona con el bocadillo, esperando que mi madre se alejara de la mesa. Tardó unos minutos, que se me hicieron horas, y cuando se levantó para abrir un tarro de crema y embadurnar con él a mi hermano, encontré el momento propicio para conseguir atrapar mi presa. Mientras el pobre muchacho luchaba por no ser injustamente untado en hidratante, introduje mi mano en la bolsa y extraje mi tesoro, guardándomelo entre la ropa con disimulo. No pensé que después me tocaría a mí sumergirme en crema, y cuando mamá me llamó, salí corriendo.

Corrí y corrí, sujetando mi piedra bajo la camiseta, para no perderla. Mis pies se arañaban con algunos matojos bajos, pero me daba igual. Continué corriendo hasta el agotamiento. Cuando me aseguré de que ya no podría ser vista, me senté en el suelo y saqué la piedra para disfrutar mi clandestino momento. Ignoro cuánto tiempo estuve mirando y dando vueltas al mineral. Lo orientaba hacia el sol y me deleitaba con sus reflejos, hacía dibujos con él en el suelo, le sacaba brillo, lo lanzaba al aire para recogerlo, como si fuera una pelota, pese a su deformidad. Cuando me cansé, me dispuse a volver para esconderla de nuevo en la bolsa. Ya había gozado mi momento de felicidad con el objeto prohibido, y quise regresar para jugar con mi hermano a lo que dispusiera. Mas, cuando me puse en marcha, me di cuenta de que no había camino alguno que me indicara el retorno. Mejor dicho, había varios caminos, pero no sabía cuál debía tomar: Me había perdido. Caminé por uno, y dudosa, di marcha atrás para tomar otro. Poco a poco, la angustia se fue apoderando de mí. A mis cuatro años, la idea de perderme en el monte se me hizo aterradora; en pocos minutos, mi imaginación se llenó de monstruos, lobos, brujas y fantasmas, pese a la luz del día. Caminé y corrí, a la desesperada, y rendida, comencé a llamar a mi mamá. Pero mamá no venía, no aparecía por ninguna parte. Todo lo que veía a mi alrededor eran árboles y matorrales. Los arbustos, hostiles, se empeñaron ahora en hacerme verdadero daño. Hubo un momento en que, acordándome del uso que le daban mis padres, pasé la piedra por mis arañazos. Escocía un poco, pero dejaban de sangrar. Al final no había sido mala idea llevarme la piedra.

Durante lo que se me hizo una eternidad, seguí andando, perdida, angustiada. De vez en cuando me detenía a llorar. En una de las ocasiones, creyendo que ya no podrían quedarme lágrimas, me levanté, dispuesta hasta caminar sin descanso, por agotada que estuviera. Me propuse encontrar a mi familia aunque me fuera la vida en ello.

El sol, a pesar del filtro natural de los pinos, comenzaba a quemarme. Eché de menos la cremita que no había llegado a extenderme mi madre. Anduve buscando sombra, y cuando se me abrió delante un claro sin vegetación alta que me protegiera, emprendí la carrera para alcanzar de nuevo los árboles que al otro lado divisaba. Y corriendo, me tropecé y caí. Me había hecho daño de verdad; eso no tenía nada que ver con los arañazos que anteriormente me había causado. En el suelo, me miré las rodillas y me asusté. Aunque sólo eran heridas superficiales, las raspaduras llenas de sangre y tierra me atemorizaron, escociéndome hasta el punto de rendirme. Me veía incapaz de andar. Semiacostada, lloré y grité lo que no está en los escritos. Me quité la camiseta para intentar limpiar mis heridas, pero me hacía más daño. Ni que decir tiene que no debía intentarlo con la piedra. Me tapé los ojos con la prenda, claudicada a un destino incierto y terrorífico si nadie me encontraba.

De súbito, sentí un roce en los costados. Unas manos intentaban aferrarme, suavemente. Aun así, pensé en alguna criatura del bosque que quería llevarme con ella, y en un último esfuerzo, me retorcí para desasirme de lo que me hubiera apresado, sin querer mirar siquiera, chillando como un cochinillo, pero no podía con aquellos brazos que se empeñaban en levantarme del suelo.

-Ya está, cariño. Mamá está aquí contigo, te habías perdido, mi niña. Ya pasó, ya está mami contigo.

-¡Mamá!

Cuánto la quise en ese instante. Cuántas gracias di a los angelitos. Cuánto me abracé a ella, y cuánto perdón le pedí, por haber escapado con la piedra. Cuántas veces le prometí, entre sollozos, durante el camino de regreso, que no volvería a hacerlo. Cuántas veces le hablé del miedo, del dolor de mis heriditas, de la impotencia y de los monstruos del monte que acechaban detrás de cada árbol.

Y cuántas veces he recordado aquél día, el día que mi mamá me salvó, sin regañarme, y sin nombrar de nuevo el incidente, aunque yo sé que ella sufrió como yo, y muy probablemente, lloró como yo, aunque yo nunca lo viera, en una incertidumbre que, solamente ya de adulta, he entendido que una madre puede alcanzar.

Irisada

Lentejas con remolacha

Esta receta se puede considerar un plato completo en toda su elaboración. Contiene proteína (Legumbre, arroz integral y opcionalmente, huevo), verduras e hidratos de carbono (legumbre y arroz). Las hojas de remolacha aportan, además, minerales como hierro, ácido fólico, flavonoides y silicio, aparte de ser diuréticas y alcalinizantes, lo que les aporta cualidades depurativas del hígado y anticancerígena.
Es también una receta de aprovechamiento, ya que se elabora con las hojas de la remolacha, pudiendo utilizar los tubérculos para otro plato, o para una ensalada. Sorprende, además, por lo dulce y por ser digestiva, a la par que suave al paladar, aunque consigue que nos sintamos llenos durante bastantes horas. Con una fruta de postre que tenga vitamina C (para asimilar el hierro de las lentejas), como naranja, mandarina, fresas o cerezas, es un plato único, completo y muy saciante.
Bueno, no se la pidáis a San Google, porque no la váis a encontrar. Es de mi cosecha.  
Ahí la dejo:

Lentejas con remolacha
Ingredientes:
200 Gramos de lenteja pardina (pequeña)
50 Gramos de arroz integral
Un manojo de remolachas (sólo usaremos las hojas y los tallos)
Una cebolla pequeña, pelada
Dos dientes de ajo, pelados
Un tomate, pelado
Una copita de jerez dulce
Una copita de vino blanco


En un par de cucharadas de aceite de oliva, haremos un sofrito previo con la cebolla, los dientes de ajo, el laurel y los tallos de remolacha lavados, todo ello picado.

Escogeremos tres o cuatro hojas del manojo, a ser posible las más "bonitas" y firmes, las lavaremos bajo el grifo, y las picaremos.

Una vez que veamos la cebolla transparente, añadiremos el tomate picado o rallado, y daremos unas vueltas con una cuchara de madera.

Posteriormente sumaremos al sofrito las lentejas (yo siempre las lavo previamente en un colador, para eliminar posible polvo o tierra), el arroz, el vino y el jerez, y las hojas de las remolachas. Guardaremos los tubérculos para otra receta.

Cubriremos de agua. La cantidad ha de ser el triple en volumen que la legumbre y el arroz juntos. Por ejemplo, si éstos juntos  ocupan una taza, de agua echaremos tres.

Salaremos y pondremos a guisar. Si la olla es a presión, calcularemos el tiempo que nos diga en las instrucciones. Si lo queréis hacer a fuego lento, calculad como para unas lentejas "normales".

Ya sobre el plato servido, si lo deseamos, podemos picar el huevo duro. Ésto es completamente opcional, ya que la receta tiene un aporte de proteína bastante aceptable. Irá en gustos. 


Irisada

Olvido

Vuelve

En tus trenzas rezuma la primavera
y en tus labios la miel que me desespera.
En tus ojos deslumbran, cuando me miras
las estrellas y el sol, y cuando suspiras
se me enciende el sentido sobremanera,
te habría dado, niña, la vida entera.

En tu piel se reflejan anocheceres
prometiéndome, a un tiempo, cien mil placeres.
En tu silueta crecen eternidades
cometería en ella barbaridades,
Y es tu vientre, niña, todo locura
que termina acabando con mi amargura.

Mas el olvido quiere que te elimine
no desea que, al fin, nuestro amor culmine
El olvido pretende que yo te aparte
te me lleva, quién sabe, a otra parte.
Tiene celos de mi, porque te recuerdo
porque en nuestra añoranza, aún me pierdo.

Y te tengo presente, como lo estabas
cuando tus trenzas, niña, yo acariciaba,
cuando enloquecía en tu vientre loco,
cuando me quemabas poquito a poco.
¡No dejes que el olvido pueda contigo,
vuelve a mi lado, niña, vuelve conmigo!
Irisada


Castigaré al olvido
Castigaré al olvido, recordándote
buscando tus caricias en mi mente
evocando tus ecos nuevamente
y nuevamente, amor, rememorándote.

Azotaré al olvido que amenaza
con sustraerme de todo pensamiento
estropeando el celestial momento
de revivir besos que se apelmazan

arrobados, cada noche en mi cabeza
desde siempre y para siempre, lo presiento
del mismo modo que tu delicadeza

me sustrae la vida hasta el abatimiento
y liba de mi naturaleza
expirando con mi postrer aliento.

Irisada




Una navidad Diferente

“It’s the most wonderful time of the year…”



La varonil y aterciopelada voz de Andy Williams me recordó por megafonía, nada más apearme del tren en el aeropuerto de Stansted, que ya estábamos casi en Navidad. Nochebuena a la una de la tarde, en realidad. Tenía hasta la noche para llegar a Madrid. No sería, en teoría, un viaje largo, aunque quizá  incómodo. Mi justa economía solamente me permitía volar, y no sin cierto esfuerzo, en líneas de bajo coste. Si no hubieran sido las fechas que eran, quizá me habría ahorrado el pasaje. Total, todos los días hablaba con mis padres, y de vez en cuando encendíamos la webcam para vernos. En cómputo general,  los veía más a menudo que antes de irme a Leeds, aunque fuera por medio de una pantalla.

Por fortuna, pude tomarme la jornada libre;  allá el día de Nochebuena no era festivo, y mis jefes habrían agradecido que cuidara de sus alocados niños mientras ellos ultimaban preparativos familiares. Se comportaron conmigo.
Después de casi cuatro horas en tren para llegar a la capital, estaba cansada. Supuse que la tarde, aun viajando, sería diferente; nunca he tenido problema en quedarme dormida en los aviones. De Barajas a la casa de mis padres intentaría conseguir un taxi. O éso planeaba.

“Rockin’ around the crhistmas tree…  at the christmas party hop…”



La estación ferroviaria estaba algo  alejada de la entrada de la terminal. Contenta, sin embargo, porque pronto vería a mi familia, iba entonando, a la par que los altavoces, antiguas canciones de navidad. Llevaba los pies congelados. No me había puesto el calzado adecuado para la nieve, y me resbalaba a cada paso sobre la acera. Como contaba con sobrado tiempo, me senté en un banco para calentármelos un poco con los guantes, y de paso, sacar algo de mi  bolsa de mano, y comer.
La manzana emitió un hueco sonido cuando le propiné el primer mordisco. La saboreé con los ojos cerrados; me encantaba la fruta de Leeds, siempre sabía como recién tomada del árbol.

Algo me rozó la pierna y miré hacia abajo. Era un perro. De tamaño mediano, desaliñado y extremadamente delgado, parecía abandonado. Tiritaba de frío y levantaba el hocico hacia mi manzana, hambriento. Su pelaje era gris, o blanco sucio, aunque su barba era canosa del todo. Me recordaba a algún anciano conocido; sólo le faltaban unas lentes y una pipa para ser casi un clon. Sin pensar si le gustaría la fruta, mordí un pedazo y se lo acerqué. El tampoco pensó y lo agarró con suavidad, para tragárselo sin mascar apenas. Me dio lástima. Busqué en la bolsa y hallé un paquete de patatas chips sin abrir. Lo rasgué y lo deposité abierto sobre el suelo. No le duró ni dos minutos. Mientras el famélico animal terminaba de lamer el envoltorio, me levanté y me encaminé a la terminal. Ni siquiera el ruido de mi trolley le asustó, tan concentrado estaba en la digna tarea de sobrevivir. Lo dejé ahí, deseándole una vida mejor para 2015, y lamentando, en mi fuero interno, que no fuera el día más apropiado para llevarlo conmigo. Quise pensar que esa tarde se toparía con muchos otros viajeros compasivos.

“You better watch out…you better not cry… you better not pout… I'm telling you why… Santa Claus is coming to town…”



Me perdí dos veces por un pasillo, pasando tres, inexplicablemente, por la misma tienda de souvenirs, antes de aparecer por el vestíbulo de facturación de Stansted. Sin mirar los paneles, extraje el billete y la documentación para entregárselos a una supermaquillada azafata, que se encargaría a partir de ese momento, supuestamente, también, de que mi ruidosa maleta desapareciera por siniestras cuevas hacia la bodega del avión que me trasladaría hasta Madrid. Mas no fue así.
Miró los papeles, dándoles la vuelta una y otra vez, como si nunca hubiera visto un billete de ese tipo. Con un gesto entre cansado y misericorde, y un escueto “sorry”,  señaló tras de mí con el dedo. Al girarme, me topé con los paneles olvidados. A la izquierda, números y letras correspondientes a decenas de vuelos. En el centro, los destinos. A la derecha y junto a cada vuelo, repetida mil veces, una sola palabra: “Cancelled”.
Le pregunté, en mi aún arcaico inglés, por cuánto tiempo. Me dijo que no sabía, que estaban todos los vuelos cancelados hasta que las condiciones climatológicas permitieran la reanudación, que había niebla, nieve, ventisca y otras barbaridades hostiles con la profesión aérea, que hablara con mi compañía expendedora, y que de momento no podía entregarme tarjeta de embarque alguna, y mucho menos aún librarme de la maleta. Me sonó todo aquello a discurso ensayado, de modo que preferí no preguntar nada más.

“Come, adore on bended knee… Christ the Lord… the newborn King... Gloooo… ooo… oooria… in excelsis Deeeeo…”



Los asientos del aeropuerto comenzaban a llenarse de desahuciados pasajeros (como yo), con sus  equipajes, mochilas, cajas de regalo de colores y tamaños diversos, y abrigos. Pareciera que Santa Claus hubiera delegado la tarea en aquellos pobres mortales. Me acomodé en uno cercano a las vidrieras que daban a la calle; al menos podría entretenerme mirando el tráfico rodado y las luces de Navidad. Si en dos horas no se reanudaban los vuelos, no me quedaría más remedio que llamar a mis padres y contarles. Sé que les daría el disgusto del año a 24 de Diciembre. Después de aquello y a la hora que era, seguro que tampoco encontraría billete disponible para el día siguiente, ya Navidad. Y, la verdad, luchar por ello y, de lograr el imposible, llegar a España y estar allá solamente unas horas, tampoco me apetecía. Para mi no había vacaciones de invierno, y el día 27 tendría que estar a las siete de la mañana puntual en mi puesto de trabajo. No podía arriesgarme a un despido; bastante tener que salir del país para poder ganarme el pan, aunque fuera como au-pair.

“Holy infant… so tender and mild… sleep in heavenly peace… sleep in heavenly peace…”



Me quedé  dormida con el abrigo como almohada. Demasiado dormida. Pero “alguien” me despertó con un ladrido. Mirando al cristal, me topé, tras un círculo empañado, con una nariz que me resultaba familiar. Una vez evaporado el vaho, reconocí el barbudo hocico del perro que, horas antes, había terminado con mi almuerzo. Sentí una alegría extraña. Sonreí, y el can, que a buen seguro sabía lo que era una sonrisa humana, comenzó a arañar el vidrio con la pata, gimiendo y moviendo la cola de contento. Me incorporé y, sin ponerme el abrigo, salí a su encuentro, no sin antes tomar de la barra de un bar, sin mirar el precio y dejando una moneda, un suculento sandwich de pollo para mi nuevo amigo, que se ocupó de hacerlo desaparecer en cuestión de segundos. Sentada en el suelo, sobre el abrigo como aislante sobre  la nieve, juraría que la Navidad comenzó a tener para mí un sentido  hasta entonces nunca conocido. El perro, satisfecho tras la merienda, se tumbó a mi lado y colocó su despeinada cabecita sobre mis piernas para quedarse dormido de inmediato, tal fuera que llevara semanas sin hacerlo, preso del hambre. Desde ahí podía leer los paneles del primer vestíbulo. Los vuelos seguían cancelados. Eran las cinco de la tarde, y ya había caído la noche.

Abrí la tapa del celular.
“Madre. Lo viste, ¿verdad?. Lo siento mucho, mamá. Sí, estoy en el aeropuerto, pero ya se ha hecho de noche… No, mamá, no va a poder ser. No encontraría billete para mañana. ¿El dinero? No creo que me lo devuelvan, mamá, pero he intentado ir a verte,  y es lo que importa… Voy a ver si estoy a tiempo de tomar un tren de vuelta, que por suerte sí funcionan. Lo siento, mamá, lo siento. Feliz Navidad, mamá, os quiero. Un abrazo para los dos. En cuanto llegue, prometo que me conecto con vosotros”.

“Ticket to Leeds, please. Yes, Sir, the dog is coming with me, of course; HE is MY dog.”
One hour? OK, I’ll wait, thank you”…

Una hora de espera y casi cuatro de viaje hasta abrir la puerta de mi modesto apartamento. Antes de Navidad tenía que encontrar un nombre para mi perro. “En casa,- le dije-, todos tenemos nombre, incluso tú”. Llegaríamos tarde, muy tarde, pero al otro día nadie le libraría de un buen baño caliente y, quién sabe… “¿te gusta el roast-beef? Creo que tengo un buen trozo en el congelador”

“Let it snow… let it snow… let it snow…!!”






¿“Snow”? ¡Me parece un buen nombre!

Irisada